«The Cure: Anniversary 1978-2018» 40 años de luces y sombras…

18/07/2019
Texto: SAS
Fotos: Black Label Productions / Nineteen Fifteen Productions / Trafalgar Releasing

the_cure_anniversary_

The Cure llevan 40 años en activo. El año pasado lo celebraron con un concierto que se estrenó en los cines de todo el mundo un año después, el pasado 11 de julio. El resultado: uno de los mejores conciertos que jamás se hayan filmado.

Si algo caracteriza a The Cure es su atemporalidad y su capacidad de captar a nuevos fans y devotos década tras década. Ahora, mejor dicho, el año pasado, celebraron sus 40 años en activo en el mundo del rock (que, para muchos, es toda una proeza) con un concierto filmado en el Hyde Park de Londres, cuarenta años tras de su debut, que se estrenó en los cines de todo el mundo un año después, el pasado 11 de julio. El resultado: uno de los mejores conciertos de rock que jamás se hayan filmado.

El retorno del Papa

El videógrafo habitual de The Cure, Tim Pope, hacer honor a su apellido: es el Papa de los videoclips de los años 80. Suyos son clips tan famosos en esta industria como el de “Lullaby”, “In Between Days” o “Just Like Heaven”, todos ellos de los propios Cure. Asimismo, Pope dirigió su mítico concierto In Orange de 1986, interpretado en el Théâtre Antique d’Orange, en Francia, uno de sus concierto más míticos. Ahora, tras más de veinte años sin editar nada con The Cure, Pope vuelve a ofrecernos una pieza documental que será recordada por muchos años: The Cure Anniversary 1978-2018 Live In Hyde Park London. De hecho, ya iba siendo hora de saciar a los fans que llevábamos todo este tiempo sin una colaboración entre estos dos grandes artistas. 

thumb_2510_768x432_0_0_crop

Tim Pope, el Papa de los vídeos de los años 80, vuelve a ofrecernos una pieza documental que será recordada por muchos años.

Rejuvenecido Smith al frente de unos Cure con un envidiable estado de salud  

Es increíble cómo Robert Smith, a sus 60 primaveras, parece haber rejuvenecido casi veinte años desde que editó su último disco con su banda de siempre: The Cure, allá por el alejado 2008 con 4:13 Dream (Geffen Records). Personalmente, y hablo como fan, este 2019 ha sido un año glorioso para la banda oriunda de Crawley (Inglaterra). El pasado mes de marzo The Cure fue introducido en el Salón de la Fama del Rock and Roll, un logro sólo apto para los más grandes en este género musical. Además está planificado su nuevo álbum para este mismo año, esperado ávidamente desde el citado álbum de 2008. Y, ahora, nos acaban de regalar, en versión cinematográfica, este concierto que es precisamente un extenso repaso a (casi) toda su discografía. El setlist (“repertorio” para los neófitos) tan sólo se aqueja de no haber contenido ningún tema de los tan valorados en su discografía Faith (Fiction, 1981), Pornography (Fiction, 1982) y Bloodflowers (Fiction, 2000), algo que podrían haber previsto si la idea inicial era la de estrenarlo en los cines.

2400

Es increíble cómo Robert Smith, a sus 60 primaveras, parece haber rejuvenecido casi veinte años desde que editó su último disco.

Pese a las añoradas “Primary”, “One Hundred Years” o “39”, el concierto de Pope retrata “Burn” (que precisamente formó parte de la banda sonora de la película El cuervo), “The Caterpillar” (increíblemente actualitzada del repudiado álbum del 84, The Top, también editado por Fiction Records) o bien “Jumping Someone Else’s Train” y “Grinding Halt”, pertenecientes a sus primeros tiempos con aquel Three Imaginary Boys (Fiction, 1979) que habían permanecido en silencio desde 2011. Es una suerte que los aficionados a The Cure, y los amantes del post-punk en general, podamos haber disfrutado de este concierto que, además de ya ser oficial, permanecerá por siempre como uno de los mejores testimonios de una banda histórica.

Valoración global: **** (Un concierto que merece ser considerado como un testimonio, no ya sólo de la banda, sino del rock ‘n roll).