«Cigarettes After Sex»: pasajes sonoros melancólicos y lisérgicos en Sala Apolo (BCN), 11-12/11/2019.

13/11/2019
Texto, fotos y vídeos: SAS

IMG_20191111_212257-2

 

El éxito inesperado de Cigarettes After Sex radica en sus canciones sobre el amor que no tiene edad y en su capacidad de congregar a un variopinto público de edades comprendidas entre los dieciséis hasta los sesenta y pico…

Cigarrillos para todas las edades 

Fueron dos citas con los tejanos Cigarettes After Sex, el 11 y 12 de noviembre en la Sala Apolo de Barcelona, en pleno centro de la histórica Avinguda Paral·lel (lugar de concentración de la farándula barcelonesa por antonomasia), donde el vocalista y guitarrista Greg Gonzalez, líder de esta oscurísima banda, hipnotizó a un variopinto respetable de edades comprendidas entre los dieciséis hasta los sesenta y pico años…

Y es que dicen que el amor no tiene edad, esa es quizá la fórmula del éxito inesperado que radica en las canciones de Cigarettes After Sex, en estos tiempos de streaming, en donde los éxitos ya no se contabilizan por discos vendidos sino por reproducciones en Spotify o en YouTube… Un éxito inesperado, como decimos, el cual también sorprendió a su vocalista que confesó en una reciente entrevista para un reconocido medio de noticias musicales catalán: “Me resulta extraño el éxito que estamos teniendo…”.

Pese a que no les funcionó la experiencia previa de piano y retroproyecciones para paliar la falta de teleneros, CAS ofreció un repertorio digno para contentar al más exigente de sus fans.

Corto repertorio para los más exigentes 

El concierto dio comienzo casi media hora después de lo que anunciaba la entrada (20:00 h). Aunque no les funcionó demasiado bien el experimento de crear un ambiente minimalista de piano con una retroproyección de un mar en blanco y negro, y frases sugerentes superpuestas, para paliar la falta de teloneros (por los murmullos del respetable, cada vez más in crescendo, se adivinaba que la experiencia previa se estaba alargando mucho más de lo necesario), la banda liderada por Gonzalez (sin acentuar, ya que debe pronunciarse a lo yankee) ofreció un repertorio digno para contentar al más exigente de sus fans; sin embargo, y a decir verdad, resultó algo corto.

IMG_20191111_215104-2

De izquierda a derecha, Randall Miller (bajo), Greg Gonzalez (voz y guitarra), Josh Marcus (teclados, detrás de Gonzalez) y Jacob Tomsky (batería): Cigarettes After Sex, el pasado 11 de noviembre de 2019 en su concierto ofrecido en Sala Apolo (Barcelona). Foto: SAS

Acostumbrados a repertorios de más de tres horas de duración (tal cual vienen dándonos bandas legendarias como The Cure, Pixies o Radiohead) la falta de canciones de CAS (acrónimo del nombre del grupo) también es debido a que es una formación aún de escaso material. De los dos elepés hasta ahora editados por la banda (uno de ellos hace escasos días atrás), CAS no dejaron de tocar ninguno de sus éxitos más sonados como “K.” (refiriéndose al nombre de una chica), “Nothing’s Gonna Hurt You Baby”, “Sunsetz” o su majestuosa “Apocalyse”, todas ellas comprendidas en su primer LP homónimo de 2017, las cuales fueron combinando perfectamente con nuevas adquisiciones convertidas ya en clásicos de la banda como “Crush”, “Heavenly” o, para mi, la mejor de ellas, “Falling in Love” (canción que confiesa su cantante y compositor, fue la más dura de escribir entre toda su discografía…).

En resumidas cuentas, con un setlist casi perfecto (a falta, para mi gusto, sólo de “Each Time You Fall in Love”), Greg Gonzalez y los suyos no defraudaron ante una Sala Apolo embriagada por su apuesta tan personal de “ambient rock”, “dream pop”, “shoegaze” y “slowcore”, una mezcla de sonidos tan melancólicos como lisérgicos que sólo saben ofrecernos Cigarettes After Sex.

Greg Gonzalez y los suyos no defraudaron ante una Sala Apolo embriagada por una mezcla de sonidos tan melancólicos como lisérgicos que sólo saben ofrecernos Cigarettes After Sex.

Anuncios