«Wish»: “27 años de un disco histórico de The Cure…”

12/04/2019
Texto: Llorenç Baldufa
Fotos: Universal Music / Fiction Records

0030349_wish-the-cure-guitar-tab-songbook_550

El 21 de abril de 1992, el mismo año de las míticas Olimpiadas de Barcelona y de la Expo de Sevilla, la discográfica de toda la vida de The Cure lanzó Wish, tras la resaca del monumental éxito de Disintegration (1989, Fiction Records).

El álbum, influenciado enormemente por el imperante estilo “shoegaze” de los My Bloody Valentine o The Jesus and Mary Chain, ya se pensó para el pujante mercado del compact-disc convirtiéndose en doble LP en su versión vinilo. Porl Thompson, pintor además de guitarrista de la banda, diseñó la cubierta del disco para Parched Art (junto a Andy Vella), atreviéndose incluso a eliminar el artículo “The” y formar la palabra CURE con un mismo símbolo para todas sus letras, anagrama que lució también en las portadas de sus álbumes en directo: Show y Paris, ambos editados también por Fiction en plena “era Wish”.

Otro éxito, pese a los no “wisheros” 

A tenor de las miles de camisetas con sus diseños que en aquella época poblaron las calles, Wish fue todo un éxito. La crítica especializada, no obstante, argumentó que en el disco se reincidía demasiado en la temática del desamor, a la vez que, de forma contradictoria, se quejaban de que contenía pasajes demasiado alegres para una banda tan oscura. Musicalmente se le acusó también de ser muy “pop” para lo que se esperaba de The Cure (se supone que dijeron esto por su single “Friday, I’m in Love”, sencillo contra el que se opuso enérgicamente Robert Smith a que fuese el primero, ni siquiera a que fuese single del álbum…).

Wish, editado tras la aún monumental resaca del exitoso Disintegration, fue todo un éxito aunque la crítica no le hiciera demasiada justicia…

hqdefault (1).jpg

De izquierda a derecha, Simon Gallup (bajista), Porl Thompson (guitarrista), Perry Bamonte (guitarrista y teclista), Robert Smith (guitarrista y vocalista) y Boris Williams (batería): los increíbles Cures de 1992.

Aquel mismo 21 de abril dio comienzo el Wish Tour. 111 conciertos repartidos entre el Reino Unido, Estados Unidos, México, Canadá, Nueva Zelanda, Australia, Noruega, Finlandia, Suecia, Dinamarca, Holanda, Bélgica, Alemania, Austria, Suiza, Francia, Italia, España e Irlanda. Un agotador viaje hasta el mes de diciembre en el que los fanáticos de toda la vida, más los nuevos adeptos alumbrados por la cobertura mediática que se le dio al álbum y el tirón que venían arrastrando desde años atrás, llenaron estadios y recintos, contraviniendo la crítica y respaldando los números de ventas.

En efecto, Wish se posicionó en el número 1 como disco en su país de origen (Reino Unido) y fue número 2 en la prestigiosa lista Billboard de EE.UU. con más de un millón de copias vendidas. No puedo negar que es uno de mis discos favoritos de todos los tiempos de The Cure, a pesar de que los fans a ultranza de la vieja escuela nos llamen con el apelativo de “wisheros” con ánimo de ofendernos…

Wish More, caras B de categoría A

Da igual. El setlist que albergó el disco iba más allá que cualquier buena obra musical... “Open”, “High”, “Apart”, “From the Edge of the Deep Green Sea”, “Trust”, “To Wish Impossible Things” o la que clausuraba el disco, “End” son sólo siete de las grandes canciones con las que The Cure podrían haber cerrado un grandioso álbum, sin haber contado aún con caras B como “Play”, “This Twilight Garden”, “Scared As You” o “The Big Hand” que, incomprensiblemente, se quedaron fuera del álbum…

Así que ni corto ni perezoso, me quedé con ganas de oír todas estas canciones seguidas y, gracias a la tecnología de YouTube, logré confeccionar una de las mejores playlists que he oído en mi vida y que, de haberse editado, bajo mi humilde opinión hubiese desbancado fácilmente al ya “insuperable” Disintegration

Ojalá la edición Deluxe del Wish, aún por ser publicada, contenga todos estos momentos musicales aquí recopilados (junto a los mágicos Lost Wishes) que, ociosamente, me dediqué a recopilar un día en el álbum ficticio titulado Wish More: deseando aún más del “deseo” original…

Con solo siete temas de Wish, The Cure hubiesen cerrado un disco grandioso, eso sin contar con las caras B que, incomprensiblemente, se quedaron fuera del álbum.

Anuncios