«Avatar 2» y «3»: James Cameron vuelve al cine estereoscópico…

06/10/2020
Texto: SAS
Fotos: 20th Century Studios / TSG Entertainment / Lightstorm Entertainment

Sinceramente, yo no sé qué tendrá el mundo de Pandora para que enamorara tanto a la gente… Bueno, sí que lo sé: unos efectos especiales de última tecnología ―¡ojo! de la tecnología de 2009, año de producción de la primera Avatar―, pero no demasiado más. El guión de la historia, obra del propio Cameron, era de una simpleza y de una previsibilidad absolutas. Si todo era tan ‘irreal’, aunque tuviera su sentido dentro de la historia, era algo que no justificaba el 3D, el 4D y todas las D’s que hubieran, ya que te obligaban a verla en ese formato para un mayor disfrute de la historia, arguyendo que esta película suponía un avance significativo para la cinematografía estereoscópica…

Menuda gilipollez. A mi tal tecnología estereoscópica solo hizo que me doliera la cabeza como jamás me había dolido viendo una película ―la batalla final de Avatar fue algo insoportable…―. En aquel momento, me sentí viejo con apenas treinta años: sabía que estaba viendo algo revolucionario por la concienzuda campaña de marketing que esta recibió precisamente promocionando esa gilipollez que acabo de explicar, pero la acabé detestando.

El tiempo ha demostrado que la tecnología 3D en el cine ha sido un completo y estrepitoso fracaso ―clara muestra de ello fue la ridícula taquilla que hizo Episodio I: La amenaza fantasma (en 3D). Pues ahora, el bueno de James no tiene ni una, ni dos, ni tres secuelas en mente de Avatar, ¡sino cuatro!

El tiempo ha demostrado que la tecnología 3D en el cine ha sido un completo y estrepitoso fracaso.

James Cameron dirigiendo a Sam Worthington en Avatar (2009).

La secuela de esta saga se espera para 2022 y la tercera parte, que será conclusiva, para poco tiempo tras la segunda. Las otras dos, es decir: Avatar 4 y 5, se mantendrán en la cuerda floja tras saber los resultados de las dos que aún están por venir. Por mi, la 2 y la 3, estarán un poco de más, pero es que la 4 y la 5, directamente, sobrarán. Ya veremos, James, ya veremos…