«Hellboy» o la insoportable levedad del ser (diablesco).

04/06/2019
Texto: SAS
Fotos: Summit Entertainment / Millennium Films/ Boyana Film Studios /  Campbell Grobman Films / Dark Horse Entertainment / Encore Films / Hurwitz Creative / Lawrence Gordon Productions 

Hellboy-2019

Hay películas que son obras maestras y otras prescindibles. Hellboy (2019) se mueve más por el último tipo de pelis (el de las prescindibles).

De verdad que quiero ser justo con Hellboy (última adaptación cinematográfica hecha por Neil Marshall). Lo cierto es que la misión de un crítico de cine (o de alguien que haya estudiado mínimamente este arte) es la de ser justo con las películas que ve, ponerlas en relación con otras obras del mismo género y sacar una valoración global para informar a sus lectores. De nada sirven las críticas destructivas que no argumenten por qué tal o cual película es una obra maestra o una película prescindible. Hellboy (2019) se mueve más por el último tipo de películas (el de las prescindibles) pero de nada servirá sin que lo argumente.

Justicia infernal

Hellboy vuelve a ser una adaptación del famoso antihéroe homónimo creado por Mike Mignola en los años 90. El popular personaje de las viñetas de la editorial Dark Horse saltó por primera vez a la pantalla grande de la mano del director Guillermo Del Toro en 2004 que cosechó críticas más que positivas. De hecho, el mismísimo crítico norteamericano Roger Ebert, famoso por la importancia y la dureza de sus críticas, ensalzó la película, sobre todo la actuación del actor Ron Perlman como el famoso diablo cazador. La buena acogida de la adaptación de Del Toro dio para hacer una secuela, Hellboy II: El ejército dorado (2008) que continuó con una buena recepción tanto de crítica como en la taquilla. El que escribe estas líneas coincide en ensalzar sendas adaptaciones de Del Toro, un cineasta que se nota que mima cada plano que filma y que no abusa del CGI (Imágenes generadas por computadora) más de lo necesario.

Guillermo Del Toro mimó al máximo sus adaptaciones de Hellboy, todo lo contrario al pastiche digital de Neil Marshall.

Aunque sabemos que comparaciones son odiosas, es inevitable no comparar las piezas artísticas de Guillermo Del Toro con el pastiche digital de Neil Marshall. La nueva versión de Hellboy venía avalada por un montón de alicientes como David Harbour (el famoso policía de la archiconocida Stranger Things) como el nuevo Hellboy; también por los rumores de que iba a ser mucho más “gore” que sus anteriores adaptaciones y que iba a traer un montón de novedades. Pues al final, Harbour se ha dedicado a hacer más o menos una mala copia del Hellboy que interpretó Perlman y lo del “gore” no se ha visto por ningún lado (y esto lo dice alguien bastante impresionable para esta clase de escenas sanguinolentas). Por ejemplo, hay una escena en la que se supone que una bruja está haciendo una sopa con vísceras de bebés muertos: lo “gore” hubiese sido ver algunos de esos bebés, aunque el montaje del filme lo rebaja a una cacerola de sopa de picatostes…

hellboy-malas-criticas-2019-david-harbour-1554988070

Harbour se ha dedicado a hacer más o menos una mala copia del Hellboy que interpretó Perlman y el “gore” no se ha visto por ningún lado.

Otra de las cosas que molestan bastante de la película es que los traductores españoles no han tenido en cuenta para nada la cacofonía que produce el nombre de la villana de la función, Nimue (Milla Jovovich). Durante el filme se pronuncia su nombre poniendo el acento en la “é” final, haciéndolo sonar a la andaluza, a saber: “mi muhé” (mi mujer). Esto es algo que, pese a que parezca una tontería, hace que la versión castellana suene literalmente ridícula pudiéndose haber puesto el acento en la “í” de Nimue o, simplemente, haberse falseado ligeramente la dicción por “Náimui”.

Así pues, ¿dónde están las mejoras con respecto a la original? No ha habido mejoras, a mi entender, sino todo lo contrario. Nada más que decir.

Valoración global: 1/2* (Media estrella es casi excesiva, pero seremos justos con ella).