«5 besos icónicos» de la historia del cine

24/10/2020
Texto: SAS
Fotos: 20th Century Studios / Paramount Pictures / Lightstorm Entertainment / Columbia Pictures / Marvel Enterprises / Laura Ziskin Productions / PolyGram Filmed Entertainment / Channel Four Films / Working Title Films / Imagine Entertainment / The Ladd Company / Shaw Brothers / Warner Bros.

Si os habéis fijado en nuestro nuevo avatar, reproduce un beso ficticio entre Wonder Woman y CatWoman, muy del agrado del movimiento LGTB, movimiento que este blog apoya al cien por cien.

Es por esto que, desde Panorámica de las artes, nos hemos atrevido con una entrada la mar de cariñosa: 5 besos cinematográficos que, seguro, conocerás a la perfección y, si no, sería importante que conocieras si te consideras todo/a un/a cinéfilo/a. ¡Comencemos!

«Mi chica», el beso inocente

Macaulay Culkin y Anna Chlumsky besándose en Mi chica (1991) de Howard Zieff

¿Quién no ha tenido nunca esta clase de besos, esos que se dan los niños con curiosidad y asco al mismo tiempo…? El que suscribe estas líneas, así lo tuvo y lo recuerda con terrible añoranza, más o menos a la misma edad que Macaulay Culkin y Anna Chlumsky lucen en esta tierna película. Ambos son los protagonistas de un beso en plena edad de la inocencia: cuando todo era nuevo y aún estaba por descubrir… Esta película evoca esas épocas pasadas de absoluta inocencia, cuando un simple beso no implicaba nada de morbo, ni de sexo, ni de lujuria alguna: cuando todo era algo, quizá, más mágico que el necio mundo de los adultos…

«Titanic», el beso romántico

Leonardo DiCaprio y Kate Winslet a punto de comerse los morros en Titanic (1997) de James Cameron.

¿Qué mejor beso de cine para ilustrar lo que debe ser el prototipo de beso romántico que el que se dan Leo DiCaprio y Kate Winslet en la megaoscarizada Titanic de James Cameron…? La famosa secuencia del beso en la proa del RMS Titanic es casi la escena central de la película entre el amor imposible entre Rose y Jack (cual trágica historia de amor imposible al estilo de Romeo y Julieta). A diferencia del anterior beso infantil, este es un beso con carga sexual explícita pero que aún puede conservar algo de inocencia, ya que ambos personajes, al igual que los actores que interpretaron este gran clásico cinematográfico (una especie de Lo que el viento se llevó contemporáneo), estaban en plena adolescencia y con sus hormonas en plena ebullición…

«Cuatro bodas y un funeral», el beso apasionado

Andy MacDowell y Hugh Grant morreándose al final de Cuatro bodas y un funeral (1994) de Mike Newell.

Y, besando, besando, vamos haciéndonos mayores. Andy MacDowell y Hugh Grant protagonizaron un gran beso en esta comedia romántica, la cual fue un pequeño hito de los años 90: dos adultos con una gran pasión pero, como en la vida misma de adulto, grandes problemas vitales… Esta era una cinta que hablaba sobre ‘el compromiso’ y los inconvenientes que este acarrea. La gracia del filme estaba en que un eterno solterón inglés (Hugh Grant) se enamora perdidamente de una snob americana (Andy MacDowell), cuya historia de amor avanzaba en cada una de las bodas (con funeral incluido) de su grupo de amigos. Al final (cuidado: ¡SPOILER!), ambos llegan a un punto de encuentro en sus vidas culminando con el apasionado beso que muestra la fotografía de arriba. Una película entrañable como ella sola (y muy didáctica).

«Blade Runner», el beso por despecho

Harrison Ford y Sean Young arrebatados por la pasión en Blade Runner (1982) de Ridley Scott.

A este clásico de la ciencia ficción, filmado por Ridley Scott a principios de los ochenta (y que asentó las bases del cine futurista y del llamado estilo cyberpunk), no podía faltarle la memorable escena del beso entre la tórrida pareja del filme protagonizado por Harrison Ford (quien da vida al cazador de replicantes, el teniente Deckard) y Sean Young (en el papel de la explosiva replicante Rachel). Por lo que se cuenta, ambos actores tuvieron un rodaje bastante accidentado ya que no se sorportaban, y esa relación tortuosa se transpira en la pantalla en la escena del salvaje beso entre ambos, que parece que se dan por despecho mientras suena la sensual música de Vangelis de fondo y con un sexy efecto veneciano filtrándose por la persiana del piso de Deckard. Todo un canto a la lujuria y a la pasión entre dos personas ya adentradas en la madurez.

«Spiderman 3», el beso invertido

Tobey Maguire, Kirsten Dunst y el ósculo invertido en SpiderMan 3 (2007) de Sam Raimi.

Los personajes basados en cómics tienen su propia idiosincrasia. Este ósculo pertenece a la saga de películas de SpiderMan que el realizador de Royal Oak (Míchigan), Sam Raimi filmó impecablemente antes de la irregular Era del UCM (Universo Cinematográfico Marvel)… En esta serie de películas, el personaje de “su amigo y vecino” lo interpretaba el actor Tobey Maguire (actor, misteriosamente, desaparecido de la palestra de Hollywood…). El beso que se dan estos dos famosos personajes de cómic: Peter Parker y Mary Jane (interpretados por Maguire y una irresistible Kirsten Dunst), es uno de los mejores y más originales ósculos que se han visto jamás en la historia del cine; el beso invertido del ‘hombre araña’ es todo un hito del romanticismo comiquero y del buen gusto cinematográfico (cosa de lo que ahora están carentes la mayoría de producciones hollywoodienses, sobre todo las del UCM…).